sábado 22 de junio de 2024 - Edición Nº2026

Actualidad | 5 jun 2024

Economía

La luz y el gas subirán más de un 156% para los usuarios de ingresos medios y bajos

El Gobierno oficializó la quita de subsidios, disparando el aumento de la luz y el gas. Para los usuarios de ingresos medios y bajos, las tarifas subirán más de un 156%, y en algunos casos, los incrementos llegarán al 200% o incluso más para la clase media


El Gobierno nacional ha implementado un nuevo aumento en las facturas de gas y electricidad para comercios, industrias y hogares, con el objetivo de reducir el gasto en subsidios. A diferencia de subas anteriores, este incremento será destinado íntegramente a dicha reducción.

La Secretaría de Energía ha acotado el consumo máximo subsidiado para los hogares de ingresos bajos y medios, mientras sigue eliminando la ayuda estatal a las familias de ingresos o patrimonios altos. Esta medida se traducirá en un aumento retroactivo al 1 de junio, que supera el 156% y en algunos casos, incluso, excederá el 200%.

Además, estos incrementos son acumulativos en relación a las tarifas previas, con ajustes de entre 300% y 400%, principalmente para los hogares de mayores ingresos.

A través de cuatro resoluciones publicadas este miércoles en el Boletín Oficial, Energía ha simplificado el esquema tarifario de gas y electricidad para los tres niveles de hogares segmentados –altos (N1), bajos (N2) y medios (N3)–, distribuyendo el costo del recorte de subsidios entre todos los usuarios. Esta vez, a diferencia de meses anteriores, no se dejaron sin modificaciones los aumentos para los usuarios residenciales de ingresos bajos y medios.

Según la Secretaría de Energía, el valor promedio de las facturas finales de gas para un usuario N1 con un consumo promedio de 149 m³ por mes pasará de $25.756 a $28.142 (9%); para un N2, con un consumo promedio de 159 m³, de $15.638 a $20.797 (33%); y para un N3, con un consumo promedio de 171 m³, de $24.465 a $26.865 (10%).

En cuanto a la electricidad, considerando consumos promedio residenciales de 260 kWh por mes, el valor promedio de las facturas finales para un N1 pasará de $24.710 a $30.355 (23%); para N2, de $6.295 a $12.545 (100%); y para N3, de $6.585 a $16.850 (156%).

En relación al gas, se estableció que los usuarios pagarán un precio promedio de US$3,29 por millón de BTU. Hasta mayo, los comercios, industrias y usuarios de altos ingresos pagaban US$2,94. Para los usuarios de ingresos bajos (N2) y medios (N3), que pagaban US$0,78 y US$1,16 respectivamente, el nuevo precio de referencia será también US$3,29, aunque con bonificaciones hasta un cierto tope de consumo: los N2 pagarán el 36% del valor de referencia y los N3, el 45%, equivalentes a US$1,18 y US$1,81 respectivamente. Esto representa una bonificación del 64% y 55%.

Como las tarifas de transporte y distribución permanecen inalteradas, el impacto del incremento rondará el 6% para todos los usuarios, acumulándose al más de 400% aplicado en abril.

Es importante recordar que los usuarios que se registraron en el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) no necesitan volver a inscribirse. Quienes no lo hayan hecho, aunque reciban asistencia, serán excluidos en un plazo de 60 días.

Finalmente, cabe destacar que los fuertes aumentos del primer cuatrimestre, alrededor del 350%, afectaron principalmente dos componentes de la factura: el transporte de la energía y la distribución.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias