viernes 17 de mayo de 2024 - Edición Nº1990

Actualidad | 2 may 2024

Sociedad | Internacional

Estados Unidos: máxima tensión por las protestas en las universidades y la orden policial de desalojar

Tras serios incidentes, las fuerzas ordenaron a un grupo de estudiantes que se opone a la guerra en Gaza a que dejen el lugar bajo amenaza de detención.


Violentos enfrentamientos estallaron en el campus de la Universidad de California en Los Ángeles entre manifestantes pro palestinos y un grupo que apoyaba a Israel.

La Policía fue desplegada en el campus después de que los partidarios de Israel intentaran derribar un campamento de protesta pro palestino, según el periódico estudiantil de UCLA Daily Bruin.

Mientras tanto, se practicaron tres centenares de detenciones en la Universidad de Columbia, informaron las agencias de noticias Reuters y Xinhua.

Los arrestos en la Universidad de Wisconsin en Madison eran 12, según informaba en el mediodía argentino la agencia de noticias Associated Press.

Las imágenes de la emisora ​​KABC, afiliada a ABC, mostraron a personas empuñando palos o postes para atacar tablas de madera que se levantaban como una barricada improvisada para proteger a los manifestantes pro palestinos, algunos de los cuales sostenían pancartas o paraguas.

El ataque del 7 de octubre contra el sur de Israel por parte de militantes de Hamas desde Gaza y la consiguiente ofensiva israelí contra el enclave palestino desataron la mayor avalancha de activismo estudiantil estadounidense desde las protestas contra el racismo de 2020.

Los campamentos en la Universidad de Columbia en una imagen de la agencia Xinhua

En la medida que las manifestaciones estudiantiles se extendieron a docenas de escuelas en todo Estados Unidos en los últimos días expresando su oposición a la guerra de Israel en  Gaza, sus autoridades llamaron a la Policía para sofocar o despejar las protestas.

Las protestas estudiantiles en los Estados Unidos también adquirieron connotaciones políticas en el período previo a las elecciones presidenciales de noviembre, cuando los republicanos acusaron a algunos administradores universitarios de hacer la vista gorda ante la retórica y el acoso antisemitas.

El Departamento de Policía de Los Ángeles comunicó en X que estaba respondiendo a la solicitud de UCLA "debido a múltiples actos de violencia dentro del gran campamento en su campus", para restablecer el orden y mantener la seguridad pública.

La concejal de Los Ángeles, Katy Yaroslavsky, cuyo distrito incluye a UCLA, publicó en X: "Todos tienen derecho a la libertad de expresión y a protestar, pero la situación en el campus de UCLA está fuera de control y ya no es segura".

El martes por la noche, la policía de la ciudad de Nueva York arrestó a docenas de manifestantes pro palestinos escondidos en un edificio de la Universidad de Columbia y desmanteló un campamento de protesta que la escuela Ivy League había tratado de desmantelar durante casi dos semanas.

Los agentes subieron a Hamilton Hall, que los manifestantes habían ocupado en las primeras horas del martes, a través de una ventana del segundo piso. 

En tres horas, habían desalojado a los manifestantes y arrestado a decenas, informó un portavoz de la Policía.

Poco después de que la Policía entrara, la presidenta de la Universidad de Columbia, Minouche Shafik, publicó una carta en la que solicitaba que los agentes permanecieran en el campus al menos hasta el 17 de mayo -dos días después de la graduación- "para mantener el orden y garantizar que no se restablezcan los campamentos".

Los estudiantes que se encontraban fuera del salón, lugar de varias ocupaciones estudiantiles que se remontan a los años 1960, se burlaron de la Policía con gritos de "¡Vergüenza, vergüenza!".

Se vio a la Policía cargando a decenas de detenidos en un autobús, con las manos atadas a la espalda con bridas, la escena iluminada con las luces rojas y azules intermitentes de los vehículos policiales.

"¡Palestina libre, libre, libre!" Los manifestantes corearon afuera del edificio. Otros gritaban "¡Dejen ir a los estudiantes!".

Sueda Polat, de Apartheid Divest de la Universidad de Columbia, la coalición de grupos estudiantiles organizadora de las protestas, negó que representaran un peligro e instó a la Policía a dar marcha atrás.

En su carta, Shafik señaló que los ocupantes de Hamilton Hall habían destrozado la propiedad de la universidad y estaban invadiendo la propiedad. 

La universidad advirtió anteriormente que los estudiantes que participaban en la ocupación se enfrentaban a la expulsión académica.

Unas horas antes de que los uniformados entraran en Columbia, el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, y funcionarios de la policía de la ciudad aseguraron que la toma de Hamilton Hall había sido instigada por "agitadores externos" no afiliados a Columbia.

Un líder de la protesta estudiantil, Mahmoud Khalil, un académico palestino que asiste a la Escuela de Asuntos Públicos e Internacionales de Columbia, cuestionó las afirmaciones de que personas externas dirigieran la ocupación.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias